martes, 22 de enero de 2013

¡Está nevando a base de bien!

video

Primera nevada con fundamento en Salamanca. Como dice un compañero mío, "está nevando de jostigo"

jueves, 17 de enero de 2013

Cosas de Salamaca. Estudio sobre el fenómeno social "temible señor cotilla"

Bueno, ahora que estoy en el sofacito, bien embadurnada de trombocid para que se me quiten los moratones de la defensa policial, os voy a contar la experiencia ascensoril de hoy.

Esta situación refuta mi anterior teoría, y me hace reformularla. Antes pensaba que eran sujetos aislados, peculiares, que mostraban este comportamiento casi sociopático. Pero creo que todo sujeto del género masculino es susceptible de desarrollar este comportamiento y, con los años, perfeccionarlo.

El encuentro de hoy ha sido con tres ejemplares juveniles que han mostrado una especie de comportamiento incipiente de lo que, a lo mejor, podría ser una capacidad potencial del género masculino.

Cuaderno de campo urbano:
  • Día: Hoy
  • Hora: 21:38
  • Sujetos de estudio: 3 muchachos de entre 20 y 25 años. Uno (o los tres) son mis vecinos del segundo.
  • Factores ambientales: llevaban doritos y pelotazos. No olían a tabaco ni a drogas. Un boxer bobo y sonriente me metía el hocico por debajo del abrigo.
  • Tiempo: 20 segundos (el tiempo estaba muy limitado porque iban sólo al segundo)
  • Situación ascensoril: 
-Macho 1: ¿A qué piso vas?
-Yo: Al quinto.
-Macho 1: ¿Al quinto J? (he aquí el típico comportamiento de temible señor cotilla. Quiere saber en dónde vives exactamente... pero era un inexperto, ya que aún no había rastro de la mirada de profesor/suero-de-la-verdad, quizás porque eran más pequeños que yo. aun así, lo intentaron)
-Yo: No (sonrío y blanco de niebla. Aunque les descoloque, he descubierto que esta es la mejor estrategia. Dejo claro que no les voy a decir en qué letra vivo, pero sin perder la sonrisa)
-Macho 1: Menuda vecina tienes en el 5ºJ... ¡y cómo bebe!
-Macho 2: Es la vieja'l visillo...
Hay que decir que enseguida justificaron su comportamiento, metiéndose con la vieja'l visillo, pero creo que es un indicio prometedor.

Para próximos muestreos, tengo que estudiar si el ansia de saber la puerta a la que vas es extensible a otros datos, así como las estrategias para esquivar el interrogatorio, y si el comportamiento varía al estar en grupo o en solitario.



sábado, 12 de enero de 2013

Nuevo cartel de mi otro blog



Bueno, tras una fructífera tarde, he conseguido hacer un cartel que creo que es aceptable, y atractivo. ¿Os gusta?


Recordad que en Genialiciosa Marta podéis pedir o encargar muchas de las recetas que publico en este blog.

viernes, 11 de enero de 2013

Trufas de chocolate y leche de coco. Vuelven... por Navidad

He vuelto a hacer trufas de leche de coco, pero esta vez sin coco rallado porque se me había acabado.


Además, al usar otro chocolate (el negro de 80% de carrefur) he tenido que doblar la cantidad de azúcar, que no ha podido ser glass porque resulta que todas llevan almidón de maíz, pero han quedado buenísimas. Sobre todo, porque he aplicado el truco de Ava, de meterlas en el congelador, por lo que cogen más cuerpo.

No recordaba que si apartaba del fuego la mezcla, se cortaba... pero han quedado igual de buenas, solo que tenían un veteado blanco por algunas partes debido a que la grasa del coco se había separado del chocolate.


¡Espero que os gusten!

miércoles, 9 de enero de 2013

¡Reyes!

Bueno, parece que este año me he debido de portar superbien, porque han venido los Reyes bien cargaditos :) y eso que el móvil nuevo (que necesitaba por el fallecimiento del anterior y que he asumido como un mal necesario, ya sabéis que estoy en contra de comprar móviles sin necesidad) se suponía que era el regalo estrella...



Mugen me ha regalado un ejemplar de "El Hobbit" de una edición limitada y numerada, con las tapas en piel roja y un mapa de Thorin en su interior, una libreta de tapas de madera y papel reciclado (¡me encantan las libretas! aunque luego me da pena escribirlas :S), un libro de relatos y un peluche de ericito, por lo que pasó este verano con la familia de ericitos en mi casa. Mi hermana me ha regalado un amigurumi de mariposa hecho por ella, y mi madre la caja preciosa decorada con duraznos en flor, un libro para hacer flores decorativas de ganchillo, un bolso precioso de colores, la figurita de japonesita con una paloma (que ya habéis visto en este post y en este), y un montón de cositas nuevas para la cocina ^_^




Un par de moldes de bizcocho, un levantamasas, una espátula de silicona, un exprimidor muy original y más moldes de colores para magdalenas... me estoy dando cuenta de lo "enviciante" que es esto de los accesorios de cocina... ¡que alguien me sujete!

La madre de Mugen también me ha regalado una taza de gatitos y un par de calcetines polares "para el frío salmantino", y mi tío, que es guardia, me ha dado un libro de defensa policial para ir curioseando y poder repasar lo que aprendo en el gimnasio.

Si a esto le añadimos que me he comprado unos walkitalkis (para el TFM, y para las excursiones, y como no, para enredar, jijiji) y un telescopio terrestre, ambos del "lidi" (como dicen en Badajoz) y a muy buen precio, se puede decir que no ha ido la cosa mal. :D

Además, me han pagado mi primer sueldo de reportera por escribir en esta revista, y con él me he comprado este bolso tan práctico, ¡y tan de reportera! Hoy lo he llevado a clase, junto con una manta polar, y parecía un petate :P Aun no me lo puedo creer. ¡Me pagan por escribir! Siempre ha sido mi sueño, desde pequeña...

Y otra novedad es que he tenido que abrir un nuevo blog, Genialiciosa Marta, para dar salida a otras necesidades.

En fin, este año se presenta con muchas novedades y nuevos retos. Espero que con vosotros también hayan sido buenos los Reyes, y hayan dejado mucha ilusión y buenos pensamientos en vuestros hogares. Uy, que me pongo emotiva...



martes, 8 de enero de 2013

Pasa lo que pasa: mi nuevo blog de comida

Bueno, chic@s, os traigo una novedad. 

Ya sabéis como va esto, una cosa lleva a la otra... y al final pasa lo que pasa.

Por eso he creado este blog, Genialiciosa Marta, para centralizar las recetas que mejor me salen, como un catálogo, y para poder compartirlas físicamente, porque hay gente que a veces me pregunta si no le podía enviar algunas de las cosas que hago. 

Sobre todo, para que quienes no son tan manitas como nosotras, o no tienen tanto tiempo, no se queden sin estas ricas recetas sin alérgenos. 

Son galletas, magdalenas y bizcochos elaborados de manera absolutamente casera y artesanal, con todo el cuidado y el mimo del mundo.

Espero que os guste. Es el comienzo de una nueva etapa, espero. 

lunes, 7 de enero de 2013

Cosas de la urbe: Algo peor que las cotillas de la escalera...

Hoy he confirmado mi teoría. Siempre había pensado que las cotillas de la escalera eran temibles. Y lo son en verdad. 

Pero hay otro ente vecinal que habita en las sombras... oculto, ladino, y aún peor. 

Hoy he tenido mi segundo encuentro ascensoril con él. Y quizás porque el anterior había sido muy similar, aunque con otro individuo de la misma especie, esta vez no me ha pillado desprevenida. 

Su conducta es altamente predecible, si sus ataques no fueran demasiado próximos. El peligro es que no solemos acordarnos del anterior, y nos pilla por sorpresa, completamente desarmados. 

Se trata de El Temible Señor Cotilla. Su densidad de población no debe de ser muy alta, pero he tenido la suerte (o la desgracia) de cruzarme con dos especímenes similares, en las mismas condiciones. Suele tener el aspecto de un señor muy señoreado, sofisticado, con o sin corbata, pero de modales correctos. 

Su primera pregunta parece inocente, pero no es más que le preludio de su raudo ataque, que en ambos encuentros ha sido idéntico.
Temible Señor Cotilla: ¿A qué piso vas?
Cota-K: Al quinto.
Y es ahora cuando pone esa mirada de profesor, ese tono de autoridad conferida por su edad, para dar el golpe maestro:
Temible Señor Cotilla: ¿En serio? ¿Y en cuál vives?
Esta vez estaba prevenida. En el anterior encuentro me vi como una tonta diciéndole la letra de mi puerta, atemorizado por los ojos acerados y el tono de su voz... pero éste no me ha pillado desprevenida. Le aguanté la mirada y no tuvo más remedio que seguir hablando.  
Temible Señor Cotilla: En el quinto está Carmen, ¿no? Y... 
Cota-K: Sí, soy la vecina de Carmen*.
Temible Señor Cotilla: Eres nueva por aquí, ¿no? No te había visto antes. Aquí estás muy bien situada, ¿verdad? Cerca de todo. ¿Has venido ahora a empezar la universidad?

Cota-K: No, estoy haciendo el máster este año. Me licencié el año pasado.
¡Bingo! Conseguí desviar su atención para que siguiera el tiempo suficiente hasta llegar a mi piso y bajarme lo más rápido posible pero sin llegar a parecer maleducada. 

A la espera de ampliar los datos mediante muestreos, se puede hipotetizar que, al contrario que las Cotillas de la Escalera (que quiere saber todos los detalles de las vidas de todos), el Temible Señor Cotilla tiene un solo objetivo: averiguar en qué piso y letra vives. Y para ello su ataque tiene que ser rápido. 

La única salvación es ganar tiempo, desviar la conversación. Y tener la suerte de darnos cuenta a tiempo de con quién nos hemos subido al ascensor. 




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...