jueves, 6 de junio de 2013

Desesperaciones de una histaminósica VII - Acabando un nuevo curso. Actualización.

Bueno, la anterior entrada de este tipo fue como quien dice a principios de curso (en noviembre). Y desde entonces mucha gente me ha pedido que contara cómo van las cosas. 

Lo cierto es que no he tenido mucho tiempo, y cuando lo tenía estaba bastante desganada y no me apetecía ponerme a escribir. 

A ver, después de Navidad hice un pan de molde y tuve una gripe, o una faringitis muy gorda, no está claro. Yo como no puedo tomar antibióticos, pues estuve en casa más de un mes y medio recuperándome, porque a punto estuve de que me ingresaran y la otra opción era que me pincharan y luego estuviera convaleciente por los efectos secundarios de los antibióticos. Lo pasé mal, perdí clase de dos asignaturas completas del máster (de una de ellas tengo que presentar ahora un trabajo y estoy más perdía que un pulpo en un garaje) y a punto estuve de pensar que tendría que abandonar. Pero me recuperé y volví a Salamanca. Y de rebote entraron dos gatos nuevos en casa.

Aprovechamos el viaje a jerez para pasar por
San Lúcar y visitar a tita Regli, prima de mi
abuela. Casi me da un patatús cuando la vi:
era idéntica a ella...
Estuve en Jerez a ver a Lizaso en Febrero. Me repitió los prick test y para nuestra sorpresa, dos de los tres grupos de alimentos que me habían dado positivo en verano ya no me daban reacción. Así que me ha mandado reintroducir astaráceas (lechugas, girasol), leguminosas (legumbres) y seguir reintroduciendo cereales. Además, como nunca me ha dado positivo a las proteínas y los componentes de la leche, ni intolerancia a la lactosa ni a otros azúcares, pues me ha dicho que también lo intente con las leches. La secuencia, de menos alergénico a más, es leche de cabra, de oveja y por último de vaca, y en contenido de histamina, de fresco a curado. Por lo tanto he empezado por el queso fresco de cabra, que me sienta fenomenal, incluso me equilibra el intestino, hasta ahora es el único alimento que me estriñe. Ni el arroz, ni el té, ni nada de lo que se supone que retiene tiene ese efecto en mí. También he intentado el queso de oveja, que al no haber fresco, pues he probado el curado. Así el problema es que no sé si me sienta mal por ser curado o por ser de oveja... no está claro.


Prick test de Febrero de 2013
Prick test de Julio 2012
La pauta de introducción es de un alimento nuevo a la semana, siempre que esté bien; si estoy con una crisis, tengo que esperar a que se me pase, para poder tener clara la reacción de mi cuerpo. He seguido probando el trigo: en forma de pasta me sienta bien, pero el pan no. Tengo que probar a hacérmelo en casa para controlar todos los ingredientes. 

Para el queso, primero probé un tercio de queso fresco una vez cada tres semanas, y esto lo hice tres veces. Entre medias he probado la quinoa, que me sienta bien (no forma parte de los alimentos prohibidos, porque es una Chenopodiácea, pero no sabía si me sentaba bien), y el trigo nuevamente. Luego, viendo lo bien que me sentaba el queso, lo aumenté a una vez a la semana. Ahora lo tomo con frecuencia, no todos los días, pero cuando lo compro, lo tomo varios días seguidos hasta que se acaba. Y no me da problemas. La semana pasada descubrí el rulo de cabra; mismos ingredientes, pero un poco más curado. También me sienta bien, y me ayuda a variar la dieta. 

Aunque me ha dicho que no tome fruta todos los días para no sensibilizarme, noto que estoy más alicaída cuando no tomo zumo de naranja, así que un día sí y uno no me tomo uno o dos vasos. He empezado a tomar productos que en su composición tienen lecitina de soja o de girasol, sin ningún problema, e incluso un helado de soja del mercadona. 

Me quedan por delante varios meses de pruebas, ensayo y error, como si fuera yo mi propia conejilla de indias. Ahora que estoy de prácticas he dejado de probar cosas nuevas. Cuando acabe el Máster volveré a intentar algo más.


Aquí la primavera aún no termina de llegar, por lo que estoy muy bien de la alergia ambiental. Cuando bajo a mi casa, a Badajoz, lo noto muchísimo, me pongo fatal y tengo que tirar de antihistamínico, que me deja tonta. Intento tomármelo sólo cada dos o tres días, pero a veces es imposible; me quedo lenta, la cabeza no me da para mucho y me paso todo el día durmiéndome por los rincones. 

El cansancio de final de curso se nota. Estamos de prácticas de campo: todas las semanas se sale dos o tres veces. Esta semana he tenido una migraña leve, sin vómitos, pero que me ha tenido fastidiada tres días. En cierta manera es normal: mi cuerpo va llenándose de la histamina primaveral, y en cuanto hago algún exceso, el vaso se desborda.

Sigo desmayándome con la misma frecuencia: es el único síntoma que ha permanecido invariable estos tres años de tratamiento. Ya me han visto este curso un neurólogo, un neurofisiólogo y dos cardiólogos diferentes, que me han hecho un electroencefalograma completo, un electrocardiograma, una ergometría (prueba de esfuerzo) y un Holter. Ha salido todo normal. En la ergometría creía que me tendrían corriendo hasta que me desmayara, pero la ley de Murfy no me lo permitió: llegué a los 190 pulsaciones y me mandaron bajarme de la cinta. Y no tuve ningún problema con la tensión. Con lo normal que es para mí después de un pequeño esfuerzo tener bradicardia y un bajón (hasta subiendo una escalera, como me pasó el otro día en clase).


El cansancio de las salidas de campo tiene efectos clarísimos. Después de cada una suelo estar la tarde o la noche con na crisis. Están aumentando las neuralgias y las diarreas, y las cefaleas, que hacía muchísimo tiempo que no tenía (antes de la dieta eran diarias). Cuando fuimos a Menorca, tuve que pagar mi tributo tras el día de viaje de ida, y el de vuelta. 


Mayo y Junio, más de 25 días en el campo. Y aún falta Gredos...

Me queda una semana de prácticas, y dos meses en Salamanca. El balance es positivo: empecé el curso con la incertidumbre de si podría acabarlo o tendría que tirar la toalla, y mi cuerpo ha aguantado.

Me va a dar mucha pena irme de aquí. Mis amigos, el ambiente, la universidad, la independencia y la comodidad de vivir sola, todo eso lo voy a echar de menos. Esta ciudad es muy acogedora, y se vive bien aquí.

He buscado como una loca becas para intentar hacer el doctorado aquí, o alguna cosa que me permitiera empezarlo, pero es casi imposible. Hay mucha gente, con expedientes muy brillantes, y muy pocas becas, y además, están retrasándolas todo lo que pueden, por lo que muy probablemente no tenga oportunidad de continuar haciendo un doctorado en vertebrados. Esta incertidumbre, mayor que la del año pasado, también pasa factura. El año pasado tenía la opción de intentar hacer el Máster. Este año, se me han acabado las opciones. Estoy pendiente de la resolución de una beca de 6 meses en Paraguay, con Procosara, investigando en un Parque de la Selva Altántica, San Rafael, donde a lo mejor podría empezar una investigación hasta que salieran las convocatorias de las becas de doctorado. Pero estamos en las mismas. Hay mucha competencia. 

Lo de Paraguay ha sido un flechazo. Cuando el profesor Peris presentó la beca en clase, sentí que era para eso para lo que me había estado preparando todos estos años. La histaminosis sería un problema, es verdad, pero también es cierto que me encuentro mucho mejor, más fuerte, y parece que esto se está curando; además, sólo serían seis meses. Si la consiguiera, me sentiría realizada por mucho tiempo. 

En verano me toca otra vez revisión con Lizaso, así que ya veremos, si me conceden la beca, y si el médico me da permiso para ir al extranjero. ¡Deseadme suerte! 

10 comentarios:

  1. Ánimo Marta. Las cosas están mucho mejor que hace un tiempo. Vas introduciendo más alimentos que te gustaban, has hecho un máster con gente bastante agradable y todo va a ir a mejor. Es normal que estés muy tensa ahora con el futuro incierto pero sólo necesitas calma y paciencia, aunque es muy muy difícil tenerla. Muy pronto encontrarás más ofertas, oportunidades y proyectos que te entusiasmarán y seguro que acabarás consiguiendo el trabajo que más te gusta.

    Ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mugen. A veces siento como si se abriera un agujero negro bajo mis pies...

      Eliminar
  2. ¡Suerte, Marta! Seguro que lo conseguirás con tu inteligencia y determinación.
    Gracias por la nueva entrada. Nos ayuda a los que pasamos por algo parecido, aunque en este tema parece que a ti te tocó el premio gordo...
    Estás muy guapa en las fotos.
    Un besote.
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos.

      Aún no está claro que me haya tocado ningún premio... sólo que llevo mucho tiempo en esto, esforzándome mucho, tanto física como mentalmente. Mucha parte de la mejoría es cuestión de actitud.

      Gracias por el piropo.
      Besos.

      Eliminar
  3. Estoy contigo Marta:
    Mucho animo y sigue así que pronto salimos de esta infierno.
    y chica dejate ver un poco más por el facebook que hace semanas que estas ausente.
    Que sepas que descubrí esto a través de tu blog. Muchas gracias por iluminarme.
    Un saludo.
    Juanm.Galacho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juanma. Gracias por tu apoyo. En facebook paso, pero de puntillas.

      Muchas de nadas, sólo escribo para desahogarme y para contar mi experiencia a quien le sirva. Me alegra de que te sea de ayuda.

      Un beso.

      Eliminar
  4. Hola, tengo cita por primera vez con el Dr. Mesa y Elorza para el 19 de Septiembre de 2014, de forma privada. Soy funcionaria. ¿Hay forma de acceder a estas pruebas y consultas por medio de algunas compañías medicas? Espero vuestra respuesta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Ellos por sí mismos no están en ninguna compañía. Pero yo conseguí convencer a la que tenía por entonces de que me reembolsara el coste de los análisis. Para eso tienes que hablar previamente con la compañía y luego pedir factura de todo, y hablar con el/la director@ de MUFACE para que te ayude si en la compañía no quieren cubrilo. Eso es lo que hice yo (soy también de MUFACE)

      Espero haberte ayudado. ¡Suerte!

      Cota-K

      Eliminar
  5. hola Marta! Soy una probable histaminosica (pendiente de consulta para diagnostico) que se reconoce en tus escritos y te quería agradecer de todo corazón por compartir tus vivencias en este blog y tanta información útil. Me ha ayudado muchísimo sentirme menos sola, después de tantos años en los que las mareas de la histaminosis me han llevado a preguntarme qué es lo que más me duele, el cuerpo o la vergüenza, la culpa y la soledad... Veo que has dejado de escribir sobre el tema y que como bióloga estás activa, lo que me hace esperar que estás mejor y que un día u otro se llega a convivir con este síndrome y a trascender las limitaciones que supone. Un abrazo y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Aura! Sí, he dejado de escribir porque cada vez en mi vida tiene menos importancia la histaminosis, y consigo convivir con esto, claro que aun así sigue habiendo días malos... pero no taaan malos ni tan frecuentes.

      Un abrazo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...